martes, 15 de enero de 2013

Proyecto Ovnis La base Antártica EL SUPUESTO PROYECTO “VRIL”.

Al parecer, el proyecto “Vril” seria parte de una estrategia mayor con fines de divulgación, aunque evidentemente accionada por un círculo muy especial de la Thulegessellschaft. Según algunas especulaciones como las del escritor español José María Fernandez (Patric Ericson) este círculo estuvo integrado por las llamadas “damas esotéricas” o “hermanas de la luz” a la cabeza de Maria Osric (Maria Orschitsch), “famosa médium” que poseía especiales capacidades parapsicológicas. Orschric mostraría a los nazis unos textos que habría canalizado y recibido de unos seres extraterrestres, así como las claves para descifrarlos, accediendo al conocimiento de una tecnología asombrosa.

Es posible obtener varias fotografías donde se apreciaría a Orschric en instalaciones de prueba del “Vril” que es el nombre, que la jerga de los aficionados al estudio y recopilación de material acerca de los ovnis nazis, le ha dado a este modelo.

Según el informe “Los Enigmas del Tercer Reich” de JM Lesta y M Pedrero, basado en expedientes confidenciales supuestamente filtrados después de desintegrada la KGB, se habrían construido 17 aparatos de la serie Vril1 con una envergadura de 11,56 metros de diámetro y armados con un cañón teledirigido como dotación.

Sin embargo es importante hacer notar lo siguiente, Orschric era conocida tanto en los círculos internos como externos de la Thulegessellschaft simplemente como María; y esto es muy significativo ya que su representación tenía que servir como soporte argumental que permita sostener la mística como posibilidad en las mentes racionales, “de lo que iba a venir”, una tremenda revelación que desbordaría todo continente conceptual, forzando una puerta perdurable hacía el Origen, es decir, hacía la posibilidad que el III Reich encarnaría durante y después del enfrentamiento total contra las potencias de la materia.

En este sentido, no es casualidad que ahora “otra” María, la madre de Luis Felipe Moyano, haya representado el mismo papel, anunciando “lo que está por venir”, la reorganización de las bases para actualizar en este tiempo y espacio la convergencia de todos nosotros con la mística terrible de aquella posibilidad.

El Andromeda-Gërat, una nave extraordinaria.

Ya dijimos que este modelo de ovni fue protagonista de muchos avistamientos regis-trados en las décadas de los 70’s y 80’s, en varios lugares del mundo. Su característica más impresionante es su gran tamaño y su inusual forma de puro. Aunque existen algunos bocetos de planos que se atribuyen al Andrómeda Gërat y que datarían de tiempos de la Segunda Guerra Mundial, los estudiosos y conocedores del tema, afirman que habría sido construido y probado en “Neuschwabenland”, es decir, en la base antártica.

El 8 de Enero de 1956, varios investigadores de una expedición científica chilena en la Antártida observaron, durante varias horas, OVNIS en forma de “puro” y de disco evolucionando en el cielo de la área del Mar de Weddell.

El gran tamaño del AndromedaGërat sugiere que sería una nave nodriza, argumento que no puede descartarse dadas la enormes dimensiones (aproximadamente 150 o 200 metros) deducidas por los ufólogos de los datos aportados por cientos de testigos oculares. Sin embargo algunos testigos coinciden en que los avistamientos del “puro” van acompañados de otros objetos voladores no identificados más pequeños en forma de bolas luminosas, que evidentemente, según los testimonios, salen de la nave madre. Más adelante brindaremos detalles de uno de estos increíbles avistamientos que tuvieron como testigos a gran parte de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra y muchas poblaciones aledañas. Lo importante es destacar que los objetos voladores no identificados con más avistamientos durante la Segunda Guerra Mundial, corresponden a este tipo de “pequeña bola luminosa” bautizada por las tripulaciones de bombarderos y cazas aliados como “foofigthers”.

LOS FOOFIGTHERS

En el año 1944 Alemania estaba siendo sometida a una creciente ola de bombardeos sistemáticos con enormes formaciones de bombarderos pesados. Durante las incursiones aumentaron dramáticamente los avistamientos de extraños objetos con forma de esferas luminosas, causando trastornos en las tripulaciones que sufrían desde hacía un tiempo de severas psicosis producidas por la repentina aparición de poderosas armas secretas alemanas, como los cazas a reacción Me-262 o los cohetes interceptores Me163, que eran inalcanzables para el fuego defensivo de las fortalezas volantes y devastadores para la moral aliada. Aunque en principio se instruyó a las tripulaciones la no divulgación de estos hechos, pronto comenzaron a filtrarse a la opinión pública que reaccionó alarmada ante la posibilidad de que los alemanes pudieran revertir el curso de la guerra con sus armas secretas.

Según testimonios de aviadores aliados, los extraños artilugios describían un comportamiento de vuelo muy extraño, y notoriamente superior para las posibilidades de un avión convencional; ascensos, descensos, giros, y hasta la posibilidad de quedarse estáticos para luego desaparecer a una velocidad alucinante, eran las características más frecuentemente coincidentes en los reportes.

Se pensó en la posibilidad de que fuera un fenómeno natural electromagnético, pero pronto se descartó aquella especulación puesto que frecuentemente aquellas esferas luminosas se desplegaban en formaciones, o describían patrones de vuelo notoriamente dirigidos.

Luego de la guerra se barajarían otras hipótesis; la más aceptada entre los estudiosos del tema y conocedores del fenómeno de las esferas luminosas es la de que habría sido un fenómeno provocado por un complejo sistema desarrollado por los alemanes para interferir los aparatos electrónicos con pulsos electromagnéticos.

Otras especulaciones sugieren que los foofigthers habrían sido aparatos no tripulados de forma esférica con propulsión electromagnética y teledirigidos desde un control en tierra. Lo irónico es que aparte de crear paranoias en las tripulaciones aliadas y alemanas, dichos artefactos no tendrían ninguna utilidad bélica, desconociéndose hasta ahora la aplicación para la que fueron concebidos.

Sin embargo los avistamientos de foofigthers al lado de gigantescas naves nodriza sugieren una interesante posibilidad que trataremos con detalle cuando abordemos el tema del Vrill, por el momento sólo adelantaremos que, aunque en principio parezca demasiado irracional y fantasioso, es muy probable que las esferas luminosas hayan sido la manifestación del Vrill en hombres y mujeres transmutados de la Orden Negra SS.

LA BASE LUNAR “ALPHA”

Según Bladimir Terzisky presidente de la “American Academy of Dissident Sciences” que escribió un artículo titulado “HALF A CENTURY OF THE GERMAN MOON BASE (1942 1992)”, los alemanes conjuntamente con sus aliados japoneses habrían comenzado la construcción de la primera base lunar en 1942. Terzisky incluye en su artículo extrañas afirmaciones registradas de la misión lunar del proyecto Apolo 11, que confirmarían el avistamiento en la luna de ovnis y “algo más”. Aunque la foto de la supuesta base lunar es increíble, no deja de ser muy sugestiva para incluirla en este informe.

Por otro lado es importante señalar que hay información clasificada que se ha venido filtrando por la red sobre la probabilidad de que un Haunebu III de enormes proporciones hubiese realizado un vuelo a Marte; Inclusive el informe propone que su motor antigravitacional le permitiría cubrir la colosal distancia de 75.274.000 Kilómetros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada