martes, 6 de diciembre de 2016

Satélite TGO toma fotos de luna marciana Phobos



El Satélite para el estudio de Gases Traza (TGO, en inglés) de la misión espacial ExoMars tomó imágenes de la luna marciana Phobos durante su segunda operación para estudiar la superficie del Planeta Rojo y calibrar sus instrumentos, informó hoy la Agencia Espacial Europea (ESA).

Nick Thomas, miembro del equipo investigador de las imágenes, explicó en el comunicado que esas fotos sirven para "calibrar la cámara y la sincronización interna" del satélite y muestran el potencial de las futuras observaciones.

El TGO, un programa conjunto entre la ESA y la Agencia Espacial Rusa (Roscosmos) lanzado en octubre, realizó sus primeras medidas de calibración científica durante dos órbitas a Marte entre el 20 y el
28 de noviembre.


Durante su segunda órbita, calculó las medidas de Phobos, la
mayor de las dos lunas de Marte y la más cercana al planeta -a una
distancia de 6.000 kilómetros- y con una superficie de 27x22x18
kilómetros.

La cámara del TGO fotografió la luna el 26 de noviembre a 7.700
kilómetros de distancia durante su punto más cercano al Planeta
Rojo.

La misión espacial creó una composición de colores entre rojos y
azules a partir de varias "imágenes procesadas" capaces de detectar
diferencias en la presencia de minerales.

Håkan Svedhem, científico del proyecto, dijo estar contento con
el resultado de ambas pruebas y adelantó que las utilizarán para
"mejorar las mediciones, una vez comience la misión principal" en
2017.

La meta central del TGO es "crear un inventario detallado de los
gases poco comunes que conforman menos del 1 % de la atmósfera" de Marte, incluyendo metano, vapor de agua, dióxido de nitrógeno y
acetileno.

sábado, 3 de diciembre de 2016

No podrán desviar asteroides peligrosos



Los países miembros de la Agencia Espacial Europea no consiguieron hoy reunir el dinero suficiente para financiar el desarrollo del programa europeo AIM, que formaba parte de un proyecto conjunto con la NASA y tenía el fin de estudiar la posibilidad de desviar de su trayectoria a esteroides peligrosos.

"Lamentablemente no hemos conseguido suficiente dinero para AIM", dijo a los medios de comunicación la secretaria de Estado del
Ministerio de Economía y Energía de Alemania y coordinadora del
Ejecutivo germano de la política espacial, Brigitte Zypries.

Explicó que en el consejo ministerial que se ha reunido durante
dos días en Lucerna para negociar un presupuesto de 11.000 millones
de euros (11.674 millones de dólares) para diferentes proyectos,
estaban en juego 100 millones de euros (106 millones de dólares)
para sacar adelante AIM, aunque más adelante había que comprometer
más financiación para dar continuidad al proyecto.

Se trataba de uno de los programas más "curiosos" de la ESA, en
palabras de Zypries, dado que hubiera abierto la posibilidad de
evitar que asteroides peligrosos impacten en la Tierra.



"Nos hubiera gustado conseguir los fondos", admitió, al tiempo
que sostuvo que fue el aspecto "más complicado" de la negociación
presupuestaria del consejo ministerial de la ESA.

La delegación italiana confirmó también a los medios de
comunicación presentes en Lucerna que el programa no prosperará.
La parte europea se iba a encargar de la parte de observación
AIDA, en tanto que la estadounidense con su misión DART iba a
impactar con una nave de la NASA en un asteroide en 2022.

AIM, cuyo sistema de guiado, control y navegación lo ha diseñado
la empresa española GMV, se iba a lanzar en 2020 para que llegara
dos años después hasta Didymos, un sistema binario de asteroides.
Allí iba a depositar tres pequeños satélites: uno en el asteroide
más pequeño y los otros dos, junto a la sonda matriz, iban a orbitar
a su alrededor.


La nave de la NASA tenía que impactar sobre el asteroide más
pequeño de los dos que conforman Didymos, mientras que AIM hubiera
estudiado ambos cuerpos y los efectos del golpe.

Científicos de varios países, entre ellos del Instituto de
Astrofísica de Canarias (IAC), habían firmado una carta en apoyo a
AIM antes de la reunión ministerial de la ESA.

El IAC es parte del consorcio que ha diseñado el terminal de
comunicaciones ópticas para AIM y también se ha propuesto para
desarrollar la electrónica de su cámara térmica.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Brasil enviará su primera misión a la Luna en 2020



Brasil planea lanzar en diciembre de 2020 su primera misión a la Luna, con un nanosatélite que orbitará el astro para investigar los efectos del ambiente espacial en diferentes formas de vida, según un proyecto presentado por investigadores de la Universidad de Sao Paulo (USP).

Se trata del proyecto Garatéa-L, que reúne a varias de las principales instituciones brasileñas de investigación espacial y tiene un costo de 35 millones de reales (unos 10,3 millones de dólares), informó la universidad más prestigiosa de Brasil en su página en internet.

El objetivo del proyecto es enviar una sonda hasta la órbita lunar, a 384.400 kilómetros de la Tierra, desde donde recogería datos sobre la superficie lunar y conduciría experimentos científicos pioneros con microbios, moléculas y células humanas.

La iniciativa fue presentada por su principal coordinador, el ingeniero espacial Lucas Fonseca, fundador de la empresa Airvantis, en un evento en la Escuela de Ingeniería de Sao Carlos de la USP.

"La idea es que podamos beneficiarnos de la reciente revolución de los nanosatélites, más conocidos como cubesats, para colocar a Brasil en el mapa de la exploración interplanetaria", según Fonseca, un investigador de la USP que trabajó en la Agencia Espacial Europea y colaboró en la misión Rosetta, que en 2014 consiguió posar una sonda en el cometa 67P.

Fonseca reunió en la misión a entidades como el Instituto Nacional de Estudios Espaciales (INPE), el Instituto Tecnológico de la Aeronáutica de la USP, el Laboratorio Nacional de Luz Sincrotron y el Instituto de Tecnología de la Pontificia Universidad Católica de Río Grande do Sul.

Estas instituciones ya trabajan en la recaudación de fondos para financiar el proyecto y contar con la sonda construida en septiembre de 2019, cuando se conmemoran los primeros 50 años de la llegada del hombre a la luna.

El nanosatélite sería enviado a bordo del cohete indio PSLV-C11, que ya mandó con éxito una misión a la Luna en 2008 (Chandrayaan-1). El lanzamiento sería realizado por dos empresas británicas y en asociación con la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial de Reino Unido (UK Space Agency), que en el mismo vuelo enviarían el Pathfinder, la primera misión al espacio profundo de carácter comercial.

Este experimento es coordinado por investigadores del Laboratorio Nacional de Luz Sincrotron y del Instituto de Química de la USP.
También será embarcado en el satélite un instrumento para medir los niveles de radiación en la órbita lunar, cuyo resultado es de interés para futuras misiones tripuladas de larga duración que se dirijan a la Luna.

La NASA planea golpear un asteroide para desviar su ruta




Para los científicos existe la certeza de que un asteroide gigante, como el que acabó con los dinosaurios, volverá a chocar algún día con la Tierra y nadie sobrevivirá para contarlo.

Ante esa amenaza para la vida terrícola, Javier Licandro, investigador del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) de España, junto con más de un centenar de científicos de primer nivel -entre ellos Stephen Hawking-, se ha unido para reclamar a Europa el financiamiento de una misión que puede resultar decisiva para proteger a la humanidad.
"Si los dinosaurios hubieran tenido una agencia espacial y hubieran invertido en prevenir el choque de un asteroide, hoy seguirían dominando la Tierra", bromea Licandro, citado por el diario El País.

Actualmente hay planes para explotar los minerales de los asteroides, todavía no se sabe qué hacer para salvarnos de un posible impacto.

Una misión conjunta de la Agencia Espacial Europea (ESA) y la agencia estadounidense NASA estudia cómo afectaría a un asteroide peligroso que desde la Tierra lo golpeáramos para desviarlo de su trayectoria.
El proyecto, denominado AIDA (Evaluación del Impacto y Deflexión de Asteroides, por sus siglas en inglés), tiene dos partes complementarias: los norteamericanos golpean y los europeos observan. Lo que los científicos reclaman a la conferencia ministerial de la ESA es que financie la parte europea. La decisión se tomará a finales de la semana en Suiza.

El proyecto

El objetivo es una pareja de asteroides, uno mayor de 800 metros de diámetro y su pequeña luna de 150 metros. La NASA enviará un artefacto de 300 kilos, llamado DART, para que golpee en octubre de 2022 contra esa luna y así observar cómo afectan intervenciones de este tipo en la trayectoria de los asteroides.

Para analizar las consecuencias del golpe, AIM debería haber llegado en mayo para observar antes, durante y después del impacto al asteroide y su miniluna. El impacto, a más de 6 kilómetros por segundo, no puede suponer peligro para la Tierra porque no se cruza con nuestro planeta por mucho que se altere su trayectoria, señala El País.

Sin AIM y sin su comunicación láser, se podrá seguir desde la Tierra el impacto, pero se perderá gran parte de la información que ofrecerá el choque de DART contra el asteroide. Esa comunicación vía láser es una gran oportunidad para organismos y empresas españolas para desarrollar la tecnología.

La misión, además de permitir el estudio de seguridad espacial, también pondrá a prueba por primera vez un sistema de comunicación por láser desarrollado por el IAC. "Es mucho más efectivo y rápido que los sistemas de radio que usamos habitualmente", asegura Licandro a EL País y sostiene que la información de los asteroides es fundamental para entender mejor el origen del Universo

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Astrónomo: “Caída de meteoritos es normal”



Ante la caída de cuatro presuntos meteoritos, el domingo a las 18:00 en Aiquile a 195 kilómetros del municipio, el investigador del Centro Cultural de Astronomía, Gonzalo Vargas, y el biólogo y docente de la Universidad Católica Boliviana, Gonzalo Navarro coincidieron en que es necesario investigar el origen de las “piedras especiales”.

El alcalde de Aiquile, Luis López, informó que el domingo se registró “una lluvia de meteoritos” en cuatro comunidades Chago K’asa, Panamá, Ch’awar Mayu, Villa Granado, según reportó ABI. Las piedras parecen metales y tienen magnetismo.

Al respecto, el biólogo y docente Gonzalo Navarro señaló que sólo se podría precisar si se trata de meteoritos “con análisis y estudios de la piedra”. Aseguró que éstos caen en toda la Tierra y de diferentes tamaños.

Añadió que “no representan un peligro o amenaza a menos que se trate de uno demasiado grande”. Según el testimonio que los comunarios dieron a la Red ATB, los meteoritos se desintegraron en un radio de 60 kilómetros y el estruendo se escuchó a 15 kilómetros de distancia.

El investigador del Centro de Astronomía indicó que este fenómeno es natural y que no hay que alarmarse. Explicó que la caída de meteoritos a la atmósfera es normal y no lo percibimos porque son del tamaño de un terrón de azúcar. Sin embargo, cuando caen bólidos producen un estruendo u honda sónica debido a la alta velocidad.

“Estamos hablando de una velocidad mayor a la del sonido, de 40.000 kilómetros por hora, que producen explosiones sónicas. Son eventos frecuentes, por lo que no deben alarmar”, dijo.

Los meteoritos tienen características similares a las piedras comunes, pero hay otras que parecen metálicas porque tienen porcentajes de níquel o hierro.

“Si se han encontrado rocas así, posiblemente se trate de un asteroide, éstos chocan en el espacio y se fragmentan, alguno de ellos pudo haber ingresado a la atmósfera”, declaró Vargas.

El Alcalde dijo que un grupo de técnicos fue enviado a las zonas que reportaron el suceso a las pocas horas del suceso con el fin de que fotografiar las rocas y llevarlas al museo.

El jefe departamental de la Unidad de Cambio Climático, Riesgos y Desastres, Óscar Soriano, dijo que la Gobernación solicitará la ayuda de expertos y de otras instituciones en el tema de los meteoritos para preparar el recojo y el análisis de las rocas extraterrestres.

“Tenemos que ver primero qué riesgos existen para la salud y si hay que generar un plan de contingencia, porque no es nomás acercarse”, dijo.

El funcionario dijo que una comitiva conformada por especialistas se trasladará a la zona de impacto de los meteoritos en las próximas horas.



Alcalde reporta caída de 'meteoritos' en Aiquile

Al menos cuatro meteoritos cayeron el fin de semana pasado en tres comunidades del municipio de Aiquile, distante a 195 kilómetros de la ciudad de Cochabamba, aseguró hoy el alcalde de esa región, Luis López.

"Hemos concluido que han caído meteoritos acá en Aiquile, en las comunidades Panamá, Villa Granado y Tabla Mayu (...). Son piedras que tienen características especiales", dijo a la ABI.

El hecho se registró cerca de las 18:00 del domingo y el impacto de los meteoritos causó fuertes detonaciones que llamaron la atención de decenas de comunarios.

La Alcaldía de Aiquile difundió imágenes y un video del hallazgo.

Los pobladores pensaron que se trataba de un avión o de un terremoto, por el fuerte sonido de la explosión, explicó la autoridad.

"Fue muy fuerte el ruido y bastante prolongado. Hasta pensamos que era un terremoto o un rayo bastante extraño porque estaba por llover (...). Afortunadamente no se tuvo heridos", acotó.

Una comisión se trasladó a la zona para analizar el hecho y preparar un informe.

Entre tanto el jefe de la Unidad Gestión de Riesgos, Oscar Soriano, dijo que la Gobernación de Cochabamba solicitará la ayuda de expertos universitarios y de otras instituciones para preparar el recojo y el análisis de las rocas.

"Tenemos que ver primero que riesgos existen para la salud humana y si hay que generar un plan de contingencia para este tema, porque no es nomás acercarse y manejar una de estas cuestiones", dijo.

El funcionario estableció que una comitiva conformada por los especialistas que sean contactados se trasladará a la zona de impacto de los meteoritos en las próximas horas.

“Lluvia de meteoritos” provoca temor en Aiquile

ochabamba, (Agencias).- El domingo hubo zozobra entre los habitantes del municipio de Aiquile de Cochabamba, debido a la caída de meteoritos, que de acuerdo con sus declaraciones llegaron a tierra como si fueran objetos con colas de fuego.

Según reporte de radio Esperanza de la Red Erbol, los comunarios reportaron que había una “lluvia de piedras” que vino acompañada de fuertes estruendos que sacudieron ventanas y vidrios.

La Alcaldía de Aiquile, mediante su cuenta de Facebook, informó que la caída de meteoritos se registró en las comunidades de Chago K‘asa, Panamá, Ch´awar Mayu, Villa Granado, entre otras.

El alcalde de Aiquile, Luis López, invitó a las personas que hayan recogido estos objetos que se presente en la Casa de la Cultura de ese municipio para su respectivo registro.

López ratificó que el fin de semana cayeron al menos cuatro meteoritos en tres comunidades de ese municipio cochabambino.

“Inicialmente se escuchó un ruido muy fuerte, que incluso se alcanzó a oír a unos 15 kilómetros a la redonda. Hasta pensamos que era un terremoto o un rayo bastante extraño porque estaba por llover”, dijo.

Sin embargo, técnicos de ese municipio, que se trasladaron hasta las comunidades donde se reportaron el suceso, determinaron que se trataba de la caída de unas rocas con características especiales.

“Hemos concluido que han caído meteoritos en las comunidades Panamá, Villa Granado y Tabla Mayu”, agregó el Alcalde, a tiempo de confirmar que en el hecho ninguna persona resultó herida.

Entretanto, desde la Gobernación cochabambina se dio a conocer que se solicitará la ayuda de expertos en el tema de los meteoritos para recoger las piedras para su posterior análisis.

El asambleísta departamental Edilberto Soto informó que se ha comunicado con la Unidad de Gestión de Riesgos (UGR) de la Gobernación para que se atienda este tema.

De acuerdo con su versión, la UGR está buscando personas especializadas para conformar una comisión que vaya a recoger muestras. “Para esto, se está contactando a la Universidad Mayor de San Simón”, dijo.