viernes, 24 de abril de 2015

Un tapiz de estrellas jóvenes, imagen oficial del 25 aniversario del Hubble

Un espectacular y brillante tapiz de estrellas jóvenes, como un cielo de fuegos artificiales, es la imagen oficial escogida por la agencia espacial estadounidense (NASA) para celebrar el 25 aniversario del telescopio espacial Hubble.

"El Hubble transformó completamente nuestra concepción del universo. Esta imagen llena de estrellas y gas brillante es perfecta para celebrar los 25 años de la apasionante ciencia del Hubble", explicó John Grunsfeld, astronauta y administrador asociado de la NASA en el Newseum de Washington.

La NASA eligió el Museo de la Prensa de la capital para el acto central del 25 cumpleaños del ingenio espacial, en el que reveló la esperada imagen oficial de la celebración, un homenaje a las espectaculares fotografías que ofreció el telescopio desde su lanzamiento el 24 de abril de 1990.

La imagen seleccionada es un cúmulo de unas 3.000 estrellas llamado Westerlund 2, en honor al astrónomo sueco Bengt Westerlund, que lo descubrió en la década de 1970.

Este cúmulo estelar está localizado a 20.000 años luz de la Tierra, en la constelación Carina, tiene unos dos millones de años, y contiene algunas de las estrellas más grandes y luminosas de la galaxia.

Se trata de un cúmulo estelar muy joven, en términos astronómicos, por lo que no ha habido tiempo de que las estrellas se dispersen más profundamente en el espacio interestelar, lo que permite a los astrónomos obtener información sobre cómo se formó.

También se celebra el aniversario del Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial (Stsci, por su sigla en inglés) del campus de la Universidad John Hopkins en Baltimore (Maryland).

La institución reunirá a los astronautas que participaron en las cinco misiones de reparación y mejora responsables de la longevidad del Hubble, entre ellos el actual administrador de la NASA, Charles Bolden.

Los festejos continuarán hoy en el Museo del Aire y el Espacio de Washington, uno de los favoritos de los turistas por explicar el fascinante mundo del espacio con aparatos reales y mucha pedagogía.

Durante su larga misión, el Hubble revolucionó la visión del universo y efectuó algunos de los descubrimientos más innovadores de la astronomía del siglo XX.

lunes, 20 de abril de 2015

Las mejores imágenes del Hubble en su 25 años

A las 08:33 de la mañana del 24 de abril de 1990 el transbordador espacial Discovery despegaba desde Cabo Cañaveral, en Florida, en la misión STS-31. Tenía el objetivo de poner en órbita el Telescopio orbital Hubble.

Con aquel lanzamiento conjunto de la NASA y la Agencia Espacial Europea se abría una ventana al Universo que durante 25 años ha dado las imágenes más increíbles.

Nuestra realidad, el mundo en el que vivimos, el pensamiento y las ideas que ahora tenemos sobre nuestro lugar en el Cosmos se han modelado gracias a descubrimientos, personas e instrumentos.

Algunos de estos instrumentos, como ocurrió con Galileo y su telescopio, han cambiado por completo nuestra visión del mundo. En estos días celebramos el 25 aniversario del Hubble y podemos decir que el telescopio espacial ha sido uno de los grandes inventos.

Japón planea realizar su primer aterrizaje en la luna para 2018



La Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) planea realizar su primer alunizaje en 2018 mediante un dispositivo no tripulado, según destaca hoy el diario Japan Times.

El objetivo de la misión es analizar la resistencia de determinados materiales sobre la superficie lunar para determinar si pueden ser utilizados en futuras misiones tripuladas.

La misión también le servirá a JAXA para probar un sistema de aterrizaje en una zona objetivo que buscaría tener un margen de error de tan solo unos cientos de metros.

Según han revelado fuentes cercanas al asunto a la agencia Kyodo, JAXA presentará próximamente el proyecto ante el Gobierno nipón con el objetivo de empezar a recibir financiación para la misión a partir del próximo ejercicio fiscal, que arranca en abril de 2016.

JAXA emplearía el Smart Lander for Investigating Moon (SLIM), una sonda experimental, en la que sería su primera misión lunar desde que lanzó en 2007 la sonda Selene, que orbitó alrededor de la luna durante más de año y medio.

El SLIM sería enviado mediante un cohete Epsilon, que Japón lanzó con éxito en septiembre de 2013 para poner en órbita el primer telescopio espacial de observación planetaria remota.

Ese mismo año la sonda china Chang'e 3 realizó el primer alunizaje en casi 40 años, convirtiendo al país asiático en el tercero en lograrlo después de Estados Unidos (que además es el único que ha logrado enviar con éxito misiones tripuladas a la luna) y la antigua Unión Soviética.

China tiene previsto que otra de sus sondas aterrice en el satélite en 2017 y retorne después con muestras de la superficie selenita.

Hallan en la Tierra meteoritos procedentes... de la Tierra primitiva

Sabemos que la Luna se formó hace más de 4.000 millones de añostras el impacto contra la Tierra de un cuerpo planetario del tamaño de Marte. El colosal encontronazo debió, por fuerza, lanzar al espacio miles de escombros de todos los tamaños. Muchos de esos fragmentos de roca formaron la Luna, pero un buen número de ellos debería estar aún por los alrededores y, lo que es más, algunos podrían incluso haber regresado a nuestro planeta, en forma de meteoritos, tras millones de años de vagabundeo espacial

Ahora, y bajo la dirección del astrónomo Bill Bottke, un grupo internacional de investigadores del Instituto Virtual de Investigación y Exploración del Sistema Solar (SSERVI), de la NASA, ha conseguido encontrar, en una serie de meteoritos rocosos caídos a la Tierra un registro del gigantesco impacto que formó la Luna. Su trabajo está a punto de publicarse en Science

El mayor impacto conocido en el Sistema Solar interior fue, sin duda, el que dio origen a la Luna. Pero el momento exacto de esa colisión sigue sin conocerse con exactitud, y las edades de las rocas lunares más antiguas traidas a la Tierra por los astronautas de las misiones Apolo sigue siendo una cuestión sujeta a debate

Pero las simulaciones numéricas del gigantesco impacto realizadas por Bottke indican que el evento no solo creó un disco de escombros alrededor de la Tierra (a partir del que se formó la Luna), sino que eyectó también enormes cantidades de material mucho más lejos y completamente fuera del incipiente sistema Tierra-Luna. Sin embargo, el destino de todo ese material, en el que se incluye un buen porcentaje de masa de la Tierra primitiva, no ha podido ser examinado de cerca hasta ahora

Lo que parece seguro es que un buen número de esos fragmentos impactaron a su vez contra cuerpos del cinturón de asteroides, entre las órbitas de Marte y Júpiter, y que dejaron en ellos numerosas pruebas de lo sucedido. Otras colisiones más recientes de esos mismos asteroides volvieron a liberar esos restos de Tierra primigenia y algunos de ellos, para suerte de los investigadores, han regresado a nuestro planetay pueden ser usados para calcular, por fin, la edad de la Luna

Las simulaciones informáticas y las comparaciones con el número y tamaño de los fragmentos que se producen cuando los asteroides chocan entre sí indican que, tras el gran impacto del protoplaneta contra la Tierra, salieron despedidos al espacio numerosos fragmentos de varios kilómetros de diámetro. Muchos de esos fragmentos pudieron llegar hasta el cinturón de asteroides, y además a velocidades muy superiores de las que tienen normalmente los miembros de ese anillo rocoso cuando chocan unos contra otros. Esos impactos habrían calentado la superficie de los asteroides alcanzados hasta el punto de dejar en ellos huellas permanentes de la colisión. Huellas que guardan información precisa sobre el momento y la magnitud del bombardeo

Según los análisis de los investigadores, la Luna se formó hace 4.470 millones de años, una edad que coincide con la de los más antiguos materiales de formación del Sistema Solar analizados hasta ahora por los científicos. Pero de las «firmas» de este impacto se pueden extraer también valiosos datos sobre las últimas etapas de la formación de planetas en nuestro Sistema Solar

Por ejemplo, el equipo dirigido por Bottke está estudiando cómo ajustar el número de asteroides que podría haber aún en el Sistema Solar interior tras la formación de Mercurio, Venus, la Tierra y Marte. Y esas «firmas» podrían ayudar también a deducir la historia de impactos de cuerpos muy antiguos, como Vesta, uno de los mayores cuerpos del cinturón de asteroides, objetivo de la sonda Dawn y lugar de procedencia de muchos meteoritos caidos en la Tierra

Incluso es posible que pequeños restos del impactador que formó la Luna pudieran encontrarse aún dentro de los meteoritos que muestran signos del rápido calentamiento que provocó impacto gigante. Lo cual permitiría a los científicos explorar por primera vez la naturaleza primordial y aún desconocida de nuestro planeta natal.

viernes, 17 de abril de 2015

La sonda Messenger se estrellará sobre Mercurio

La sonda Messenger de la NASA se estrellará dramáticamente sobre Mercurio el 30 de abril tras quedarse sin combustible, lo que pondrá fin a la fructífera misión de exploración del planeta más pequeño del Sistema Solar y más cercano al Sol.

La nave se zambullirá sobre el suelo mercuriano a más de 14.000 km/hora, en la cara del planeta que estará opuesta al Sol, lo que permitirá a los ingenieros de la agencia espacial estadounidense observar el impacto en tiempo real.

Lanzada en 2004, Messenger (acrónimo de MErcury Surface, Space ENvironment, GEochemistry, and Ranging) se instaló en la órbita de Mercurio en marzo de 2011 tras tres sobrevuelos de acercamiento.

El 21 de abril, el centro de control del Laboratorio de Física Aplicada (APL) de la universidad Johns Hopkins en Maryland (este de EEUU) ejecutará por primera vez cuatro últimas correcciones de órbita. La última maniobra está prevista para el 24 de abril.

"Tras esta última maniobra, la nave habrá agotado casi todo su combustible, el helio", explicó el jueves Daniel O'Shaughnessy, ingeniero de sistemas de la misión.

Datan en 4.470 millones de años la edad de la Luna

Un grupo de científicos consiguió datar en 4.470 millones de años la edad de la Luna con un novedoso análisis de los meteoritos que salieron despedidos en el momento de creación del satélite y cuyos restos acabaron aterrizando en la Tierra, según un estudio que publica la revista Science.

El grupo multidisciplinario de científicos de la NASA, la Universidad de Arizona y el Instituto Superior de Estudios Teológicos (ISET) descubrió huellas del momento de creación de la Luna en los restos de los meteoritos rocosos que fueron llegando a la Tierra desde hace millones de años.

Mayor impacto

Los expertos concluyeron que la Luna se formó a partir del "mayor impacto" de la Historia del Sistema Solar, cuando un protoplaneta (pequeño cuerpo celeste considerado un embrión planetario) colisionó con el cuerpo celeste que más tarde se convertiría en la Tierra.

Se desconoce exactamente cuándo se produjo este impacto, pues los científicos siguen debatiendo la edad de las muestras de suelo y rocas lunares que trajeron de regreso a la Tierra los astronautas de las misiones Apolo.

Sin embargo, los investigadores descubrieron que, en el momento del choque, meteoritos de más de un kilómetro de largo golpearon con mayor velocidad de la normal un cinturón de asteroides.

Registro permanente

Entonces, la superficie de los meteoritos se calentó más de lo normal y dejó tras de sí "un registro permanente del impacto", que permitió saber a los científicos que la Luna se formó hace 4.470 millones de años, tal y como apuntaban otros estudios anteriores. "El antiguo impacto lunar se grabó a sí mismo", afirman los investigadores, que pudieron descifrar las huellas del tiempo midiendo y analizando los meteoritos que se produjeron tras las colisiones con el cinturón de asteroides.

"Esta investigación nos está ayudando a definir nuestras escalas de tiempo para saber 'cuándo paso qué' en el Sistema Solar", apuntó Bill Bottke, alumno del Laboratorio Lunar y Planetario de la Universidad de Arizona.

Los científicos están evaluando la utilización de estos nuevos conocimientos para saber cómo se formaron otros antiguos cuerpos celestes, como el asteroide gigante Vesta, que se encuentra en el cinturón de asteroides comprendido entre las órbitas de Marte y Júpiter y que alberga cientos de cuerpos celestes.

La sonda Dawn de la NASA visitó, durante 14 meses, entre 2011 y 2012, a este asteroide gigante y consiguió tomar más de 30.000 imágenes para proporcionar a los expertos mejores conocimientos sobre la composición y la historia geológica de Vesta, que tiene un diámetro medio de 525 kilómetros.

Huellas

Un grupo multidisciplinario de científicos descubrió huellas del momento de creación de la Luna en los restos de los meteoritos rocosos que fueron llegando a la Tierra desde hace millones de años.

La Luna se formó a partir del "mayor impacto" de la Historia del Sistema Solar.

¿Cuántos años tiene la luna?

n grupo de científicos consiguió datar en 447.000 millones de años la edad de la Luna con un novedoso análisis de los meteoritos que salieron despedidos en el momento de creación del satélite y cuyos restos acabaron aterrizando en la Tierra, según un estudio que publica hoy la revista Science.

El grupo multidisciplinar de científicos de la NASA, la Universidad de Arizona y el Instituto Superior de Estudios Teológicos (ISET) descubrió huellas del momento de creación de la Luna en los restos de los meteoritos rocosos que han ido llegando a la Tierra desde hace millones de años.

Los expertos concluyeron que la Luna se formó a partir del "mayor impacto" de la Historia del Sistema Solar, cuando un protoplaneta (pequeño cuerpo celeste considerado un embrión planetario) colisionó con el cuerpo celeste que más tarde se convertiría en la Tierra.

Se desconoce exactamente cuándo se produjo este impacto, pues los científicos siguen debatiendo la edad de las muestras de suelo y rocas lunares que trajeron de regreso a la Tierra los astronautas de las misiones Apolo.

Sin embargo, los investigadores han descubierto que, en el momento del choque, meteoritos de más de un kilómetro de largo golpearon con mayor velocidad de la normal un cinturón de asteroides.

Entonces, la superficie de los meteoritos se calentó más de lo normal y dejó tras de sí "un registro permanente del impacto", que ha permitido saber a los científicos que la Luna se formó hace 447.000 millones de año, tal y como apuntaban otros estudios anteriores.

"El antiguo impacto lunar se grabó a sí mismo", afirman los investigadores, que pudieron descifrar las huellas del tiempo midiendo y analizando los meteoritos que se produjeron tras las colisiones con el cinturón de asteroides.

"Esta investigación nos está ayudando a definir nuestras escalas de tiempo para saber 'cuándo paso qué' en el Sistema Solar", apuntó Bill Bottke, alumno del Laboratorio Lunar y Planetario de la Universidad de Arizona.

Los científicos están evaluando la utilización de estos nuevos conocimientos para saber cómo se formaron otros antiguos cuerpos celestes, como el asteroide gigante Vesta, que se encuentra en el cinturón de asteroides comprendido entre las órbitas de Marte y Júpiter y que alberga cientos de cuerpos celestes.

La sonda Dawn de la NASA visitó, durante 14 meses, entre 2011 y 2012, a este asteroide gigante y consiguió tomar más de 30.000 imágenes para proporcionar a los expertos mejores conocimientos sobre la composición y la historia geológica de Vesta, que tiene un diámetro medio de 525 kilómetros.